[Poemas] Eleonor Castel


Convicción

Quería entonces que tuviera la certeza
de que me he sabido mía
aun entre sus manos sumergidas invasivamente
en los recovecos de mi mente.

Me he sabido mía aun frente a su credo impuesto
y mi libertad tambaleante de frente y revés en lo estrecho de mi piel,
me he sabido mía al contemplar la apatía que circunda
ante el clamor de su iglesia,
me he sabido por entera mía al verme resistir al temor infundido
por el odio de los que llama piadosos.

Me supe mía cuando ni la misericordia, ni la gracia, ni la eternidad
supieron doblegarme;
cuando ni mi costado apuñalado a manos de mi madre,
ni el olvido propio,
ni el enajenamiento a mi pulso,
ni mi reflejo adormecido me permitieron no ponerme en sobre aviso
sobre sus intentos de quebrarme
y entre tanto querer quitarme se ha quedado sin mí.

Y aun queriendo que me vuelva la réplica atormentada
de su extraña figura en la oscuridad,
me he sabido por entera mía
y he decidido amar,
por ello condenada
pero irónicamente en libertad.


Ensueño

La sensación de un sueño,
un pedazo de cielo arrancado
tentando a la realidad con susurrarte en la nuca
y usar tus escalofríos como pretexto para no huir lejos.

La sensación de un sueño,
la brisa envolviendo tus miedos,
llevándose con la marea resquemores pasados
y pisadas saladas brillantes de arena.

Y así, cuando parece haberse
disipado el silencio
extendiendo los puños abiertos,
despiertas, solo despiertas;
tus ojos buscan alivio,
no lo encuentras.



Umiliana

Arde el cielo y suspira
oscureciendo lentamente el lienzo empolvado de cenizas,
despilfarro eterno de vulnerabilidad que acaricia el alma que no quema,
que abraza la pena masticada de tu boca.

Arde el cielo y arde el pecho,
el escozor en mis ojos te ruega que no toques porque duele,
el hueco de mi voz hace el intento de llamarte por tu nombre, sin embargo, no vienes,
entonces suspiro lentamente, cae la noche, duermes.



Eleonor Castel (1999). Estudiante de Pedagogía en la Universidad Católica de Temuco, actualmente dedicada a incursionar en la fotografía y la serigrafía como complemento a la poesía.