[Cuento] Una poco solemne realidad detrás de los cerebros de Boltzmann – Dionisios Iseka



Eddington estaba en el baño cuando súbitamente sonrió. Se le había ocurrido una idea de lo más graciosa y que suponía, en el gran orden de las cosas, el epitafio perfecto en la tumba de los locos planteamientos de Boltzmann. No era necesario forzar hasta lo imposible a la probabilidad para explicar un universo surgido espontáneamente. Puestos a especular su colega había carecido completamente de imaginación: Lo único que se necesitaba para explicar la existencia del todo era un sistema capaz de simular fidedignamente el todo. Por ejemplo, un cerebro.

Si una pequeña porción de partículas primordiales se acomodaba convenientemente en un sueño vivido todo lo demás podía ser alucinaciones febriles. Los números que sustentaban algo así seguían siendo risibles. La propia formulación de la idea a Eddington se le hacía maravillosamente pulp. Podía, pensó, ser algo salido directamente de una de esas revistas baratas y coloridas que recordaba de los kioscos. Casi siempre prometiendo en sus portadas robots imposibles y hombrecillos de otros mundos.

El físico se dispuso a dejar de perder el tiempo y tomó el papel higiénico. Sin embargo, perpendicular a él algo estaba por pasar. A muchísima distancia, más allá del sistema solar y la galaxia. Más allá incluso de nuestro universo observable. A una distancia tan absurdamente grande, tan indeciblemente basta, un meteorito cruzó hacia una nebulosa cargada de materia. Y súbitamente ocurrió el milagro: La materia se aglutinó, dejándose retorcer por el azar y las leyes esenciales que moldean el universo. El frío espacial primero lo hizo contraerse, luego unos pequeños rayos de luz, provenientes de la estrella más cercana, se filtraron entre el polvo. Ahí, sin que nadie pudiese corroborarlo jamás, había surgido un perfecto pene no circuncidado.






Dionisios Iseka. Nació en la ciudad de Angol (1998). Realizó sus primeros estudios en el Colegio Básico Aragón. Continuando su formación de Enseñanza Media en el “Colegio Angol”. Actualmente, cursa estudios superiores de “Licenciatura en Artes Visuales”, en la Universidad Católica de Temuco.